Tras un mes de parálisis, provocada por la pandemia mundial del COVID-19 los empresarios de la hostelería comienzan a vislumbrar un futuro incierto sobre el que reconstruir sus establecimientos. El horizonte más claro se abre en principio para el servicio a domicilio y a buen seguro éste será la primera tabla de salvación de muchos de los que opten por seguir en contacto con sus clientes.

Este proceso de reconversión y reconstrucción va a exigir a los empresarios del sector de la hostelería un esfuerzo sobrehumano que, a buen seguro, será más importante para aquellos que nunca apostaron por establecer un contacto con sus clientes a través de su página web o las redes sociales.

Más que nunca queremos reestablecer el contacto directo con las personas, pero también es cierto que esa vuelta a la normalidad será gradual y mientras tanto hay que estar presentes en las redes, a través de mensajes de apoyo y recordando buenos momentos disfrutados en torno a una mesa. Ahí es donde los empresarios pueden volcar ahora sus esfuerzos, en hacer patente su presencia en un momento de vacío y de incertidumbre, en aconsejarles cómo cocinar y darles los trucos necesarios para completar un buen plato.

Juntos, todos unidos, venceremos esta situación y algún día volveremos a quedar en un restaurante para celebrar y recordar que con voluntad y esfuerzo lo conseguimos. Y nuestra sonrisa, disfrutando de los platos hechos con el mimo de siempre, será nuestra victoria.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat