La sostenibilidad y el respeto por el medio ambiente son temas cruciales a la hora de analizar la huella ecológica. A nivel gastronómico, tanto desde los restaurantes como en los hogares podemos contribuir con nuestro entorno apostando por los productos de proximidad, los denominados productos de kilómetro 0.

 Los productos de proximidad son aquellos que provienen de zonas cercanas, cuyo cultivo o procesamiento no se sitúa lejos de nuestro entorno sino en un radio máximo de 100 kilómetros desde el punto donde esos productos se van a adquirir o consumir.

Estacionalidad y calidad en los productos de proximidad

En los productos de proximidad no sólo se tiene en cuenta el factor de la distancia sino también la estacionalidad y la calidad, dos cuestiones claves que apoyan el consumo de estos productos frescos en cada temporada. Se trata de volver a respetar los tiempos de los cultivos, es decir la maduración y la recolecta de dichos cultivos para así mantener las mejores cualidades de los alimentos.

La apuesta de los establecimientos de restauración de los productos de proximidad así como la posición de los grandes chefs anima a las personas a seguir sus recomendaciones. Hay que volver a mirar a su entorno. a las tiendas de barrio y las cooperativas cercanas que, aún con productos no tan vistosos como los supermercados, ganan adeptos de manera creciente.

 Cultivos ecológicos en los productos de proximidad

El crecimiento del Slow food va aparejado a preferencias por  el consumo de alimentos que procedan de cultivos ecológicos, ya que éstos tienen un menor impacto en el medio ambiente. Asimismo, también se disminuye la huella ecológica que el hombre impone al no abusar de abonos químicos, algo que, por otra parte,  también beneficia a la salud.

 Reducir el transporte de los alimentos y productos también contribuye a luchar contra el cambio climático ya que no se usa más combustible en el transporte de los productos.

 

A fuego lento....

La cocina de nuestras abuelas, además de contar con el cariño como ingrediente principal, se hacía a fuego lento. Ellas no estaban agobiadas por las prisas que han conducido a los ciudadanos de la sociedad actual a la comida rápida, sin calidad.

Poco a poco

La cocina de nuestras abuelas, además de contar con el cariño como ingrediente principal, se hacía a fuego lento. Ellas no estaban agobiadas por las prisas que han conducido a los ciudadanos de la sociedad actual a la comida rápida, sin calidad.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat